FRAGANCIAS

DIME A QUÉ HUELES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Dicen que la mayoría de nosotros podría reconocerse por el perfume que usa. Además de esa particular “etiqueta” de identificación, nada mejor que dejar una estela a nuestro paso. Una huella.

Un breve recorrido aromático por las fragancias míticas que hicieron historia y tienen vocación de presente.

modazip-perfume-chanel

Si de vanguardia hablamos – en todos los aspectos, y para muestra (¿es necesario?) basta una pequeña lista- Coco Chanel es la reina indiscutida. En la década de 1920, lanzó un perfume – cuando no era una estrategia de marketing, propiamente dicha; ni una alternativa de facturación rápida para las empresas. Sumado a que en ese momento una alianza entre modistas y perfumistas era impensable. Su primera fragancia fue creada por Ernest Beaux – pionero de la perfumería moderna- Un buquet poco característico de la época (¿acaso no hablamos de ruptura con lo preconcebido? ¿Qué es sino vanguardia?). Sus notas son: jazmín y rosa de mayo, sándalo y vetiver leñosa. Chanel N°5 así lo denominó Mademoiselle. Pero hay una explicación: su nombre corresponde a la quinta muestra que le presentó el perfumista. Sí, todo está en los detalles. Coco, además señaló que era fácil de recordar y no necesitaba traducción. Pensar en mujeres a escala universal. Su frasco acompaña la elegancia de la diseñadora en código atemporal y simplicidad. Porque menos es más.

“Marilyn, ¿qué es lo que llevas en la cama?”

“Yo sólo me pongo Chanel N°5?”

(revista Life, 7 de agosto de 1952)

modazip-perfumes-kenzo

Hablemos de retos. Nada más desafiante, no? Ese fue el punto de partida de una fragancia emblemática de Kenzo: Flower. ¿Cómo “traducir” el aroma de una flor que no lo tiene? ¿Cómo “inventar” el perfume de la amapola?. Es mucho más que una flor y en ella se engloban los valores de la firma. Es el símbolo de la paz y de la armonía. Creada en el año 2000 por el perfumista Alberto Morillas. Sus destinatarias: mujeres sensuales, suaves y con luz propia. El frasco remite a la fuerza (esa que puede erigirse aún en las peores condiciones porque está destinada a llegar al cielo) y la poesía.

Si bien no fue creado en su época, las mujeres a Dior le debemos muchísimo. Así fue cómo en 2005 la firma presentó su perfume Miss Dior Chérie. Que sea haya lanzado ese año no es un dato menor: se trató de un homenaje por el 100 aniversario del modisto. Un trabajo en conjunto de la perfumista Christine Negel y el diseñador John Galliano. A este último se le ocurrió el nombre a partir de My Cherie Amour, de Steve Wonder, y del vestido Cherie de los años 40 de la firma. Una fragancia fresca y floral que, desde sus inicios, apuntó a conquistar a un público joven porque Dior no tiene edad.

Con estrella. Con la estrella de Thierry Mugler. Así es Angel. Porque el poder está en la feminidad, en la capacidad de brillar (con luz propia, y sin necesidad de opacar a otras). La fascinación del diseñador por las estrellas viene desde su infancia. Se lanzó en la década del 90. Fue creado por Olivier Cresp e Yves de Chirin. De la familia olfativa Oriental Vainilla tiene notas de: jazmín, miel, ciruela, orquídea, entre otras.

Dice Pierre Aulas, director Olfativo de Thierry Mugler: “Hallar el perfume perfecto es como encontrar a la persona con la que quieres pasar toda la vida”

Cariños

 

PERIODISMO / JOURNALISM

ILUSTRES DE MODA: PINCELADAS REFERENTES

Estoy fascinada con la ilustración de moda. De todos los tiempos. Por eso, les comparto mi nueva nota para negrowhite.net.

¡Espero que la disfruten tanto como yo al hacerla; y que los invita a sumergirse en este mundo maravilloso!

nw ilustres

¡Bonito martes!

¡Muchos besos!

Manifiesto

Relanzamos el sitio. Ahora somos .com. Sin abandonar el (lindo) camino realizado con el único objetivo de seguir recorriéndolo. Celebramos este renacimiento con un manifiesto. Nos encanta el surrealismo. Y tomamos su herramienta. También, imitamos (por un ratito, quién pudiera más?) en Delia Cancela y Pablo Mesejean.

Sentamos las bases. No sin precedentes. Pero sí, las nuestras.

Adoramos la moda, la sensibilidad y las personas sensibles que crean y creen, las colecciones con historias que trascienden una posible lectura en clave superficial. Las palabras, los libros y  la música. También, los accesorios y el color negro. Admiramos a Coco Chanel, a Jane Birkin, a Grace Kelly, a Jeanne Lanvin, a Marilyn Monroe y a Frida Kahlo. Y a Patti Smith. Nos gusta Vogue y Harper’s Bazaar. Amamos a “las chicas Vogue”, en especial, a Emmanuelle Alt, a Yolanda Sacristán y a Grace Coddington. Y a su pelo naranja. Quedamos a merced del talento de Helmut Newton y de Mario Testino. Amamos los años 20, las carteras con historia, la históricas Chanel 2.55; y las siempre deseables Hermès Birkin Bag y Kelly Bag, la emblemática chaqueta de tweed, el vestidito negro, el blazer, la campera de cuero, el denim y las ballerinas o bailarinas. A Delia Cancela, a Diana Vreeland. A las internacionales y cercanas  Stella McCartney e Isabel Marant. También, a Alber Elbaz, a Elie Saab y a Valentino.  Extrañamos a Oscar De La Renta y a Yves Saint Laurent. Creemos en la relación arte/ moda y en su síntesis. Celebramos la sensibilidad y el vuelo poético de Evangelina Bomparola; el encanto y el humor de Jazmín Chebar; la vanguardia de Martín Churba y la impronta de Pablo Ramírez. Nos gustan los íconos internacionales como Kate Moss, Sienna Miller, Sarah Jessica Parker, Olivia Palermo, Caroline de Maigret, Lauren Santo Domingo, Alexa Chung, Jenna Lyons y Miroslavama Duma. Y la espléndida Linda Rodin. Y el street style.  Morimos de amor por el estilo de Abril Pereyra Lucena, Julieta Ortega, Carla Peterson, Dolores Trull, Verónica Lozano, Julieta Cardinali y Delfina Blaquier.  Entendemos que la moda no es frívola por eso la pensamos. Y admiramos.

 ¡Bienvenidos!