DÍA DEL TRABAJADOR

DESEO QUE HAGAS LO QUE TE GUSTA…
 
No creo que nada dignifique más a una persona que el trabajo. Y si, además, nos apasiona y lo disfrutamos se transforma en fascinante. Nos vuelve alegres, divertidos, con ideas en ebullición. Nos pone en acción. Pone ese deseo en acción. Algo así pareciera suceder con mi profesión. Desde que comencé, las alegrías fueron muchas y el feedback tanto con ustedes como con personas y profesionales a los que admiro se volvieron recurrentes y felices. Soy muy feliz.
 
Por eso, con un café de por medio, los invito a (re)leer algunas de las notas que más me gustaron. Aprovechando el fin de semana largo no hay excusa. Además, tienen todo este espacio para bucear una y mil veces cuando gusten.
 
 
¿Comenzamos con los elegidos?
 
 
 
  • Objetos de deseos: porque siempre amaremos Kelly y Birkin de Hermès.
 
  • Porque este espacio habla de mujeres. Algunas de las que se vuelven una y mil veces inspiración.
 
  • Emmanuelle Alt siempre será inspiración: como mujer y como profesional.
 
 
 
 
 
 

  • Amar Blue Jasmine, el vestuario de Cate Blanchett. El magnetismo de Cate es único.

 
 
¡Gracias por hacer de este espacio un lugar feliz!
 
Me adelanto y les deseo a todos FELIZ DÍA DEL TRABAJADOR!
 
Que hacer lo que nos gusta se convierta en lo más lindo y en posibilidad para todos. Algunos ya tenemos la suerte de contar con ese privilegio. Y se agradece.
 
¡Bonito miércoles!
 
¡Muchos besos!
Anuncio publicitario
ESPECIAL

«ELLA ES MI CHICA LUNAR…»


Algunas personas irrumpen en nuestra vida sin previo aviso. Hay quienes logran conmovernos y, algunos de ellos, son bautizados como artistas. El arte tiene eso que emociona y nos atraviesa el cuerpo (y el corazón). Por eso, para mí, está íntimamente ligado con el amor. Es probable que por mis años de estudio en comunicación, mi interés desde siempre por el arte y un trabajo final de carrera en un neuropsiquiátrico de Córdoba (un producto audiovisual que repasa una semana completa de los talleres intrahospitalarios dedicados a actividades artísticas y de expresión, en el marco del proceso de rehabilitación de pacientes agudos) el mundo (de colores) de Yayoi Kusama me resulte fascinante y estremecedor. Mi interés por ella llegó mucho tiempo atrás, antes de su acercamiento a Louis Vuitton para participar en sus diseños con una colección cápsula (aquí pueden repasarlo).
Su muestra «Obsesión infinita» (¿hay algo más infinito que las obsesiones?) llegó al Museo Malba (tienen tiempo hasta hoy) el pasado junio prometiéndonos una estadía por algo más de 2 meses (con una concurrencia sorprendente).

Los árboles, las paradas de colectivos y el frente del museo comenzaron a «yayoizarse» (si se admite el término) previamente.

Los árboles representan algo parecido a la libertad, al poder de expansión, al crecimiento. Hasta ellos llegan los lunares…una clara relación con la vida de Kusama.

Recuerdo una frase que leí hace tiempo de la periodista Adriana Schettini: «Alguien puede pasarse la vida entera sin hablar de su vida privada. Pero algún, día necesita llorarla». En el caso de Kusama su necesidad fue y es pintarla. Sus alucinaciones, obsesiones y fantasmas la acompañaron desde pequeña. Su necesidad de lucha se volvió permanente. El camino y la meta siempre fueron (y son) la búsqueda de libertad y sus mejores «armas» fueron (y son) su talento y creatividad. Muchas veces le puso el cuerpo, convirtiéndose en su primer (y mejor) lienzo.



«Vuelta por el universo» (de Yayoi Kusama)

Hay algo de hipnótico en sus lunares (o polka dots) que nos obliga a entrar en su mundo, avanzan sobre nosotros y se vuelve imposible salir. La disposición de un conjunto de cuadros en una pared que abarca desde la planta baja hasta el segundo piso del museo lo confirma. No podemos escapar ante tanta enormidad. Una primera comprensión para una artista que se vio atrapada en esa red, quien convirtió esa debilidad en su máxima fortaleza. El círculo, tan metafórico, de las obsesiones volvía a empezar. Una y mil veces. Y ella volvió a pintar. Una y mil veces.

La obsesión se traduce en una secuencia repetida. Obsesión que se materializa en falos (sexualidad) y en comida. Unas especies de garras y rostros, también, se sumergen en el infinito. En sus cuadros los ojos (casi con una función panóptica) junto a sus famosos lunares representan en nosotros la mirada ajena (o la propia) que nos señala, cuestiona y controla. 

Uno de mis cuadros preferidos

Otra de mis obras elegidas

Una habitación del (auto) borramiento, de la disolución de los límites, donde lo real y lo imaginario se unen en el color. Ser, para ella, es posible al sumergirse en el imaginario que le permite volver al universo real. 

Su filosofía de vida es su arte. Arte que vino a su rescate para sanarla, salvarla y amarla. Su increíble creatividad y genialidad (sí, es un genio) le permiten despersonalizarse y «hablar» a través de sus obras. Obras que reflejan su intensidad. Está claro, su singular visión de la vida es a través de puntos.  

Si algo me sorprende de su obra es que quien pudiera pensar que la tristeza, que linda con la depresión y la oscuridad sumada a lo obsceno (que pueden representar algunas de sus pasiones), no puede abrazar los colores está equivocado. Casi como una salida ante tanto dolor encuentra en ellos, quizás, su imperfecta «libertad condicional»
Para ella los espejos representan un misterio. Una clara relación con la misteriosa mente humana que crea personajes que nos persiguen. Es inevitable no chocarnos con algunos espejos a lo largo de la muestra. ¿Qué vemos cuando nos vemos? ¿A nosotros? ¿A nuestras obsesiones? ¿A nuestros miedos y dolores? ¿O a nuestras pasiones? Los espacios espejados nos interpelan con nosotros mismos, con lo que pensamos y sentimos.

Con el ánimo (o no) de coquetear entre el juego del encierro y la libertad fue la misma Yayoi quien encontró su lugar en un neuropsiquiátrico en Tokio. Allí se internó por propia voluntad y desde 1977 es su hogar.


Kusama es provocadora, sobre todo, porque pudo salvarse a sí misma (a través de su arte) transgrediendo los propios límites de su universo posible.

¡Lindo lunes!

¡Muchos besos!

@cindecorazones

(Imágenes: propias. Las imágenes están sometidas a derecho de autor)











ESPECIALES

«YO SIEMPRE AMÉ TU LOCURA…»


«Mi vida ha sido una lucha sin tregua. Pintar me produce una suma de gozo, vida y muerte»

Hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer este post. Si bien amo mi profesión, y el lugar generado en este blog, confieso que hay algunas entradas que me conmueven mucho más que otras. Y hoy no es la excepción.
Adoro Japón y toda su cultura. Ya lo conocen. ¿Recuerdan el post sobre Hiroshi Sugimoto y su colaboración para Hermès? Para quien quiera releerlo pase por aquí

Hoy, volvemos a hablar de colaboraciones. Hoy, Yayoi Kusama, con su interesante vida personal, invade el blog con lunares.  Y con su historia. Es considerada una de las artistas más relevantes de su Japón natal. Influenció a Andy Warhol (otro artista al que adoro). Es sorprendente, excéntrica, original…Y puedo seguir…
Hoy el romance entre arte y moda vuelve a manifestarse. 

Soy una convencida que uno se convierte en lo que quiere y ese camino recorrido habla de nuestro pasado en nuestro presente. Presente que, en este caso, encuentra a Yayoi colaborando con una de las firmas más importantes de la moda: Louis Vuitton. Pero…para conocer su actualidad debemos volver al pasado en clave de historia personal.

«Latitud de vidas paralelas…»

Con 83 años de edad y un dato curioso sobre sus últimos 35… Los pasó (y los pasa) en un Neuropsiquiátrico donde se exilió por propia voluntad. Además, de un encierro físico, es víctima de otro encierro, un encierro en sí misma. Puntos, redes y espejos que la atormentan desde pequeña no la dejan escapar. 
Sin embargo, pudo atravesar una de esas redes: la del propio conservadurismo de su familia. Pretendió y pretende escapar de ella a través del arte. Arte que estudió en Tokio. Arte que le permitió mudarse a Nueva York. En sus primeras pinturas lo surreal y la abstracción la invadieron. Luego, trabajó con lienzos gigantes como redes de puntos blancos.

Su obra la envuelve hasta el infinito, son redes del infinito. Su propia obra es su propia prisión y con ella su despersonalización. 

En ese mundo vive una especie de realidad paralela a aquella realidad que conocemos como palpable, tangible. Esa realidad que todos transitamos en mayor o menor medida. Y nadie está exento de vivir preso de algo que nos acompaña toda la vida. En su caso, sus alucinaciones.


¿Quién es esta it girl del arte?
Mientras en los ´60 Los Beatles le ponen música al mundo, ella se convierte en la chica de moda del Pop Art y de la psicodelia. Una obsesión por los cuadros de puntos (a causa de alucinaciones infantiles) se traducen  en todas sus formas de expresión: performances callejeras, fotografías, películas experimentales y happenings (un caso emblemático fue desnudarse en rechazo a la Guerra de Vietnam).

«Ella es mi chica lunar…»

Marc Jacobs tentó a Yayoi Kusama para colaborar con Louis Vuitton. Muchos años pasaron hasta que, finalmente, dio el sí. Una pequeña Kusama que invadió no sólo esta colección cápsula sino las vidrieras de las diferentes tiendas de la firma, en su presentación alrededor del mundo. No es la primera vez que Louis Vuitton cuenta con colaboraciones especiales. Así sucedió anteriormente con Richard Prince y Takashi Murakami. Y ahora es ella quien hace historia.


Su identidad está dada por los lunares Polka, también conocidos como Polka Dots. Lunares que invaden diferentes superficies en colores vibrantes. Si algo faltaba es que ella fuera su propio lienzo. Ella también se convirtió en lugar para su arte al lucir traje a lunares en colores intensos y pelucas rojas.

Y así fue como compartió su arte para reversionar a  Louis Vuitton ¿Conocemos el fabuloso resultado de esta amalgama que no deja de ser ideal?


Los clásicos bolsos

Zapatos

Indumentaria


Accesorios



No podíamos dejar pasar este año sin hablar de ella. De ahora en adelante queda en ustedes adentrarse en su tan apasionante vida. Bien vivida.

Ella transformó sus alucinaciones infantiles en arte y nos alucina con su arte. Alguien que transformó su obsesión en su pasión al poner el deseo en acción. Bien merecido sea nuestro reconocimiento…

Este post no podía no estar acompañado por la poesía musical de nuestro querido Gus Cerati que le da voz al título y a cada subtítulo…

¡Alucinante miércoles! 

¡Muchos besos!

(Imágenes: buscador google)
LOOK INSPIRACIÓN!


¡Buen día! Hoy, tempranito! Y con sol! ¿Cómo están todos? ¿Planes para el fin de semana?
Como todo viernes despedimos la semana con un nuevo look inspiración. Como siempre les digo, para que lo adapten, adopten o, simplemente, lo contemplen.
Hoy, un look que me define y me gusta mucho. Hoy, soy de las que lo adopta, sin duda. Hoy, la siempre alegre y divertida Vero Lozano. Qué a este blog le encanta su estilo no es ninguna novedad… Hasta le dedicamos y regalamos un especial (aquí)
En esta oportunidad uno de esos outfits para todas. A qué me refiero? Encontrando los modelos adecuados podemos llevarlo. Nada mejor que un jeans, chupín en este caso, ese que amamos y que es comodín para diversas situaciones, una remera básica blanca a tener siempre (o a incorporar ya), con un blazer negro. No cualquier blazer, uno de Jazmín Chebar con estrellas y leopardos que es la belleza absoluta. Escarpines negros para acompañar. El detalle que lo dice todo es la cartera de Louis Vuitton intervenida nada más y nada menos que por Yayoi Kusama (recuerden este nombre!).
Sin olvidar de llevar su actitud…Ella es una chica coqueta!

¡Aplausos para Vero y su look!

¡Disfrutar el fin de semana siempre es el lema!

¡Precioso viernes!

¡Muchos besos!

(Imagen: Gentileza La Nación)