DISEÑO ARGENTINO

ENTRE LA RISA Y EL OLVIDO, UN MANIFIESTO A LA ALEGRÍA. 

Que algo esté entre algo, una especie de paréntesis que actúa como transición,  seguramente, nos invita a repensar-nos. En esa constante búsqueda que Evangelina Bomparola realiza, colección tras colección, esta nueva etapa parece llegar con mayor liviandad (los pantalones de tipo palazos, los tajos, las plumas y el juego de transparencias son buenos ejemplos), pero con el mismo esfuerzo y las alas de siempre (los vuelos que se suman a faldas y a blusas; y los escotes en las espaldas que animan a desplegarlas son fieles representantes).

Fluir. “Fluir sin un fin más que fluir”. Esta parece ser la esencia de #EntreLaRisaYElOlvido, su colección Invierno 2017 (¿Una perfecta continuación con la anterior Y la nave va?). Una propuesta que se emparenta (porque siempre hay algo más de lo que se ve a simple vista) con El libro de la risa y el olvido, del escritor checo Milan Kundera. En Eva, este nuevo estadio no parece ser tan tajante permitiéndose los grises. Grises que pueden traducirse en la inclusión de algunas prendas emblemáticas de la firma con ciertos guiños que “hablan” de su pasado, pero que invitan al avance. Un repaso de su historia, y una manera amorosa de convivir con ella.

Top Ingres para una continuidad perpetua.

Si de musicalidad hablamos, esta colección suena al Himno de la alegría. Dicen que la risa, como gesto, es una de las primeras herramientas que nos permite romper estructuras (principalmente las creadas por nosotros mismos). Estructuras que, superficialmente, parecieran ser sólo físicas ¿Quién dijo que un vestido lencero no puede llevarse con pantuflas y con estola de piel? ¿Quién puede negarnos lucir un pantalón de denim con bordados en sus ruedos? ¿Por qué no zapatos de taco bajo con medias de red? Por su parte, el olvido (que logra una alquimia perfecta con el terciopelo) puede traducirse en no condicionarse por el pasado ni repetirse en fórmulas seguras; se trata de arriesgarse a jugar con texturas disímiles.

Todo está en los detalles. No resulta azaroso que la locación elegida haya sido el árbol de la Plaza San Martín de Tours. “¿Qué otra cosa es un árbol más que libertad?” Y en Bomparola se trata de una historia con buenas raíces que no impiden el propio vuelo. Tampoco fue un dato menor la iluminación del final. Sí, somos luz y somos oscuridad. Somos risa y somos olvido.

¿Será que alguna vez nos ocupamos de reír, de reír de verdad? Entendiéndolo como ese goce infinito que nos muestra reales, y que se aleja de la broma, la burla y el ridículo. Sólo quienes se animan a ir por la vida siendo auténticos son los que se atreven a pintar por fueras de sus propias líneas. Son aquellos que tienen voluntad para soñar y para volar.  En ese placer exquisito parece estar inmersa Eva. 

(imágenes: gentileza Evangelina Bomparola)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s