CON LA CALIDEZ DEL HOGAR

Hay una diferencia enorme (y muy marcada) entre aquellas personas que hacen lo que les gusta (fruto de su perseverancia, oportunidad y/o el famoso sentido de la magia) y aquellas que no. Existe, además, una nueva diferencia en el grupo de las que celebran su quehacer diario. Encontramos a quienes lo dicen (y lo afirman una y mil veces) y a quienes se les nota esa alegría en el rostro. Te lo dicen con la mirada. Este último es el caso de Gretel Laurence, diseñadora textil y  creadora de Floripondias…los zapatitos para el hogar.

Me gusta mucho conocer nuevas personas casi como un defecto propio de mi profesión o fruto de mi personalidad que necesita adentrarse en el propio mundo y en el de otros que gentilmente me invitan. O ambos. Así fue como dije que sí a la propuesta de Húngara Comunicación para conocer la nueva colección otoño invierno 2013 de Floripondias.

Así como estos zapatitos se relacionan con el hogar (y amplio significado de  esta palabra) la calidez de Gretel remite a ese mismo microcilma en el cual uno busca distenderse y sentirse a gusto.

Un par de  preguntas actúan como disparadoras de una charla que prosigue con entusiasmo: ¿Por qué centrarse en un zapato que abraza la intimidad del hogar? ¿Por qué abandonar la idea del zapato ligado al exterior dónde todos estamos expuestos?
“Siempre digo lo mismo, calzado para la calle hay miles, calzado para tu casa  no. Sólo contábamos con las pantuflas tradicionales que no tienen onda”, confiesa Gretel. Y va más allá: “Así como las mujeres buscan vestirse bien para afuera porque una se viste bien porque le gusta gustar, buscando la mirada del otro, lo mismo puede extenderse al interior de tu hogar. Te podés vestir para agradar por más que se trate de tu círculo más cercano: tu marido, tus hijos, vos o quien sea. La idea parte de ahí. El nicho estaba  en el interior. Cuando surge Floripondias no existía en el mercado un producto así. Es una pantufla llevada a zapatito”

Es inevitable pensar como ir evolucionando y reversionando un producto que pareciera tener su alcance limitado. Desafío es la palabra a la cual recurre Gretel para hablarnos al respecto: “Cada temporada buscamos reinventarnos. Nuevos diseños, nuevas campañas y formas de comunicar. Así logramos que las personas se vuelvan a enganchar con el producto” Sin embargo no se trata de un trabajo fácil y es aquí donde la creatividad hace ancla: “Esto fue una evolución en el tiempo. Primero empezamos con los zapatitos para la casa, propiamente dicho, eran mucho más pantuflas y no te permitían un uso externo. Con el paso del tiempo los clientes nos comentaron que las personas querían usarlos para salir a la calle entonces decidimos ponerle un suelín antideslizante. Esta suela tiene una resistencia de calzado aunque el producto continúe conservando su esencia: ser de tela y ser pantufla”

Uno de los denominadores comunes de todos los diseños de Floripondias es el uso del color: “Siempre seguimos la línea de lo divertido y del “flash” del color. En tu casa combinás como querés, no hay quien te vaya a juzgar por eso, porque sólo está la mirada de tus íntimos” Además, en este punto, Gretel resalta: “Para mí, la mirada en los pies es fundamental, es como uno está aferrado, planteado. Es una visión directa a eso que te sostiene. Lo otro lo ves en perspectiva, los pies no. Entonces si ves color, te gusta, te divierte se convierte en el punto central. Cuando te gustás a vos misma se levanta tu autoestima…”

El origen del nombre de estos zapatitos está asociado a unos floripondios que la diseñadora tiene en su hogar. “Para mí una floripondia remite a una mujer que es muy ella, muy divertida y cómica”. Y esto se transmite en cada una de sus campañas: “Buscamos que haya un glamour forzado, si se quiere, como grotesco. No nos queremos hacer los lindos”


Si en algo cree Gretel es no sólo en el trabajo en equipo sino en el buen clima laboral. En su caso en particular lo conforman 6 mujeres. “Elijo personas que sean buena gente en sí misma. Soy muy transparente y como fomento el buen clima, al mínimo problema busco que lo resuelvan. No permito que haya inconvenientes internos. A ver…no digo que tengan que ser íntimas amigas, eso corre por cuenta de cada uno”
En este trabajo en equipo los roles son diversos: diseño, elección de tejidos, desarrollo de productos, seguimiento producción, con abastecimiento, ventas, administración, expedición.

Cada colección. Una nueva colección…

El color es permanente. La inclusión de una línea para hombres y para niños es una novedad. “Es una colección que me cerró completamente. A mí me encantó y al público le está gustando. Convengamos que hay un tramo entre lo que a uno le gusta y lo que el público elije. Para esta temporada apuntamos a los recursos de costura: fruncidos, volados, plisados, terminaciones. Destacar el trabajo manual por sobre el producto. Las estampas florales y difusas están incluidas”



Así como toda marca que se afianza con el paso del tiempo Floripondias no es la excepción y esos clásicos con vocación atemporal permanecen. “Siempre hay algo que se repite. Cuando hay un modelo exitoso no se reedita en la temporada siguiente inmediata. De esta manera le das un poco de respiro para que la gente vuelva a quererlos. Salvo los artículos que pasan a ser un clásico de la marca. Por ejemplo todos los invierno está la bota Begoña, lo mismo que la Geranio acordonada de hombre (lisas) porque son productos que gustan muchísimo”

Bota Begoña

Por el momento sólo trabajan con ventas mayoristas: “Nosotros elegimos ante todo locales de diseños. Nos interesa conocer el tipo de local, que tenga cierto tipo de onda y cuidado, que responda a nuestra imagen”
Ante la pregunta de por qué no un local propio, el concepto de responsabilidad empresarial surge inmediatamente. “Estamos en un país un poco inestable por lo cual mantenerse y crecer no es fácil. Soy muy cautelosa y voy con pie de plomo en cada decisión (muy pensada) que tomo porque tengo un equipo de personas que sostener. Es mi responsabilidad absoluta. Estoy atenta a que sea una empresa que cada 6 meses aumente los sueldos, por ejemplo”

“Está buenísimo llegar a diferentes lugares y que la gente pueda acceder a una Floripondia. A mí me interesa que haya una en cada punto del país” Es uno de los sueños sigue teniendo desde que comenzó a desarrollar la marca. El crecimiento sostenido le ha permitido llegar a 150 puntos de ventas distribuidos en todo el territorio nacional: “Al principio era inimaginable y hoy es una realidad. Floripondias da para mucho más”, resalta.



Otro de sus deseos es, finalmente, poder tener su propio local. El espacio ideal, una góndola en un shopping o bien un local chico que tenga su encanto. 
Empezar a asomarnos al verano…

Además de seguir con su línea de interior, nuevos desafíos retan a la diseñadora. “Hacer hincapié en un producto que sea de otro tipo de tejido como es la gabardina con otra resistencia para la calle. Y hacer finalmente un zapatito para la calle. Sí, Floripondias a la calle.”

Siempre me interesa ahondar un poco más y saber qué fue lo más sorprendente que le sucedió hasta el momento. Gretel tiene anécdotas para contarme. “Lo primero que se me viene a la cabeza es un viaje a Entre Ríos, en el hotel donde me hospedaba vi a una chica que estaba con unas Floripondias, me quedé mirando, no lo podía creer. Me encantó verlo. No me presenté porque me dio vergüenza. O bien cuando me contactaron del Instituto de Propiedad Intelectual para que mis diseños formaran parte de unos libros de la industria. Es muy lindo porque son cosas que no esperás…”



“Muchas veces al estar tan compenetrado en el trabajo no dimensionás el alcance que está teniendo tu marca. De pronto te empiezan a contactar mucho más y decís: Algo está pasando. Me sorprende porque es una marca que crece muy de a poco, empezó siendo muy chica y lo sigue siendo. Lo bueno es que es un crecimiento muy parejo que tiene que ver con decisiones tomadas en el momento justo. Obviamente uno tiene que arriesgarse alguna vez para avanzar. Jugársela. Ahí vamos”

Casi como un grito de guerra…”Ahí vamos” y si es con unas Floripondias mucho mejor. Ya tengo las mías…


¡Gracias Gretel!

¡Gracias Húngara Comunicación!


¡Lindo lunes!

¡Muchos besos!

(Imágenes: propias a excepción de las fotos de campaña, Gentileza Floripondias)

Anuncios

5 comentarios en “

  1. Peras al Olmo dijo:

    Me encantan los calzados para estar dentro del hogar. Y casi que los colecciono, mi mama cada vez que viaja a algun lado me trae pares artesanales.
    Las colecciones de Floripondias son divinas, ideales para andar en casa los fines de semana.
    Besos!

    Me gusta

  2. Cin Alvarez dijo:

    Hola Peras! Gracias por comentar! Viste qué divinos son?! Siiii ideal para disfrutar del hogar sin por ello renunciar a lo divertido! Floripondas es una gran opción! Con muy buena calidad! Genial esa madre que regala! 😉 ¡Muchos besos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s